Los diminutivos

Cada año nuevo nos da la oportunidad de hacer un alto en el camino y reflexionar sobre todas las cosas logradas. Mirar atrás nos permite llenarnos de satisfacción por los proyectos culminados, o llenarnos de expectativa y esperanza por los proyectos que se emprenden. Es así como decimos a nuestros estudiantes que damos una calurosa bienvenida al 2020, deseando que todo lo construido durante el 2019 sea un escalón más en el proceso de aprendizaje futuro. Esperamos que Spanish World Institute haya sido y sea su aliado en sus procesos educativos. 

Aprendamos sobre los diminutivos! 

En la literatura latinoamericana se encuentra bien difundido el uso de diminutivos como figura retórica, y más que todo, dada la subjetividad que evoca, como figura poética. Su función consiste en reducir o sugerir que algo es más pequeño que lo normal, y aquí juega un papel importante la idiosincrasia cultural. Aunque en efecto los diminutivos indican una brevedad suprema de algo (p.ej., El postrecito, el ratico) en la cultura latina son una muestra subjetiva de cierto acercamiento y vínculo afectivo, una especie de “regalo” que el hablante hace con su expresión al que escucha. De manera contradictoria, es también una muestra de algo infinito, algo muy profundo; es así como “sola” se convierte en un cúmulo de tristezas y profundos silencios al escribirlo como “solita”. Las “lágrimas” dejan de ser sólo agua para transformarse en mares al escribir “lagrimitas”.
¿Cómo se forman estas subjetivas “palabritas”? Existen ciertas reglas ortográficas que nos permitirán hacer uso de este recurso, que sin duda logrará un efecto “local” en el español del un hablante extranjero.
Los sufijos que generalmente se agregan para la conformación de un diminutivo son –ito, -ita.
Por ejemplo: Andrés – Andresito País – Paisito
Cuando las palabras son monosílabas, se usa –cito –cita:
Pie – Piecito       Luz – Lucecita
Algunas palabras que terminan en vocal, tienen cambio vocálico, por ejemplo:
Pequeño – Pequeñito                                 Carro – Carrito
Princesa – Princesita                                    Cama – Camita
Novio – Noviecito                                          Esposo – Esposito*
Fiesta – Fiestecita                                          Puerta – Puertecita
*En este caso no se usa “c”, dado que la última sílaba de la palabra esta con “s”. Otros ejemplos:
Vaso – Vasito                                                   Teresa – Teresita
Hueso – Huesito                                            Casa – Casita

www.spanishworldinstitute.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Open chat